¿Censura a la música mala?

Circula un anteproyecto de ley que busca establecer una censura previa a la “música mala”, es decir a aquella que atenta contra la moral y las “buenas costumbres”.

Uno de los argumentos del proyecto es que la Comisión de Espectáculos Públicos sirva de censora de las letras y hasta sugiera cambios antes de que salga a la radio y a la venta, porque, de acuerdo con el proponente, en el sistema actual, aunque las prohíban la gente las sigue escuchando por las redes.

De nuevo, volvemos a buscar la fiebre en la sábana. Si como admite el proponente, la gente las sigue oyendo a pesar de lo horrendo de las letras, el problema está en que existe un público que acepta estas expresiones.

El anteproyecto, además, constituye un precedente nocivo y peligroso. ¿Habrá que enviar a la censura los artículos de opinión o las informaciones que no le gusten al Gobierno, o a la curia, o a diputados y senadores?

Nada que huela a censura debe ser permitido, aunque estamos seguros de que el proyecto encontrará aplausos.

El problema es de falta de educación y protesta social. Rechazamos la censura.

  • Diario Libre